Consumir menos, cobrar menos, trabajar menos; menos es más.

Creo que esta entrevista que el periodista Iñaki Gabilondo hace en la CNN+ al sociólogo y catedrático Manuel Castells es muy interesante. Sus puntos de vista, que son compartidos por otros sociólogos y economistas que analizan las actuales sociedades globalizadas, son muy diferentes a los que estamos acostumbrados a sufrir por parte de políticos y empresarios. Esperemos que este mensaje de menos es más vaya calando.

Anuncios
Publicado en Opinión, Sociedad | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Nos sobran los motivos.

No se me ocurre usar un título mejor para este artículo que el que da nombre a un conocido tema de Joaquín Sabina. Y es que para contar los motivos para decir no al proyecto de cuarto cinturón propuesto por el ministerio de Fomento y que cuenta con el beneplácito de la Generalitat de Catalunya, ya que lo incluye dentro de su Pla Territorial General de Catalunya, nos harían falta los dedos de unas cuantas manos. Aunque estos argumentos en contra quedan sobradamente reflejados en el sitio de la Campanya Contra el Quart Cinturó de Barcelona, no quería dejar de hacer unas cuantas reflexiones al respecto, que tienen que ver con lo poco, por lo minoritario, que en este país reclamamos el transporte ferroviario.

El proyecto del cuarto cinturón se justifica por la necesidad de descongestionar el tráfico de las arterias más cercanas a Barcelona capital, el cual incluye un 13% de tráfico de transporte pesado. Sin embargo se está construyendo en la actualidad la vía de Alta Velocidad entre Barcelona y la frontera Francesa. Desconozco por qué no se puede aprovechar parte del trazado para construir una línea férrea de mercancías que a parte de ahorrar recursos, desahogar el volumen de tráfico, y disminuir sensiblemente la emisión de CO2 a la atmósfera, está dentro de las directrices específicas para el desarrollo de la política ferroviaria, las cuales se pueden consultar en la web del ministerio de Fomento. La inversión en y la construcción de infraestructuras ferroviarias para el transporte de mercancías es algo que también echa en falta la profesora de Geografía urbana Carme Miralles-Guach aquí.

El uso del tren es minoritario si lo comparamos con el transporte privado. Más de un 40% de las personas que se desplazan en Cataluña lo hace en su coche privado, normalmente lo hacen solas, desaprovechando además del transporte público, que es cierto que está en una situación muy mejorable, el resto de plazas de su vehículo. Tan solo el 28% se desplaza en transporte público, a pesar de que en las ciudades más grandes se ponen cada vez más trabas a la circulación a motor, a través del control de la velocidad y la gestión de las plazas de aparcamiento públicas disponibles en las calles. Ante esta perspectiva, debemos entender que la mayoría experimenta un rechazo al uso del transporte público, bien sea por el desencanto producido por su mal funcionamiento, su baja capilaridad o tal vez por una cuestión cultural con respecto al estatus o la supuesta independencia que ofrece el vehículo privado. Con estas cifras en la mano, no es de extrañar que aquéllos ciudadanos y ciudadanas que están desencantados con el transporte público, no solo no participen en las campañas para evitar la construcción de infraestructuras que desdoblen carreteras ya existentes, sino que incluso vean estas obras con buenos ojos.

Sin embargo, usando una expresión del científico y divulgador Jared Diamond, explotar el territorio de manera que se imposibilite la regeneración de los recursos e interrumpiendo el flujo migratorio de animales, los canales de expansión de las plantas y destruyendo el mundo rural, es hacerlo de forma extractiva, como se hace en una mina, extrayendo el material de la veta hasta que se agota y entonces la mina queda agotada. Actuar así, es destructivo porque se elimina gran parte de la diversidad ecológica y económica de una región, disminuyendo el abanico de posibilidades de subsistencia. Todo ello a costa de las personas que deben hacer uso del territorio a diario y a favor de las corporaciones que se benefician de la supuesta mejora en el flujo del transporte. Existen otras alternativas que pasan por no hacer que pierdan siempre los mismos, y hacer que unos pocos ganen menos en favor de la mayoría, como eliminar los peajes de las autopistas como la AP-7.

Yo estoy en contra del cuarto cinturón, porque opino que desarrollo significa más riqueza en el entorno y más protección del mismo; más posibilidades para explotar los recursos entre las que se incluye la potenciación de la agricultura para a su vez potenciar la producción local de alimentos; la potenciación de las infraestructuras ferroviarias de las que se benefician más personas de un mayor abanico socio-económico, y en definitiva una actividad social y económica menos dependientes del vehículo privado y del consumo de petróleo. Porque nos sobran los motivos.

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Gran Torino

gran_torino

Es todo un western. Todos los elementos presentes en el western de calidad se dan cita en esta película. El  pistolero con pasado truculento, es en este caso un ex soldado racista y huraño que vivió su infierno particular en Corea. El personaje que aunque despreciado en principio, se gana el respeto del pistolero, está representado por una pequeña comunidad inmigrante asiática. El “malo” unos pandilleros de la misma etnia. El elemento integrador y detonante de la historia, un coche, un Gran Torino de 1972. En este caso, el personaje que tiene permiso para acercarse al pistolero desde un plano más humano, no es una mujer, sino un joven cura con una posición firme ante sus valores.
Salpicada de buen sentido del humor, pero implacable en sus argumentos, una vez más Clint Eastwood no nos deja indiferentes, ni como actor, ni como director. Un ataque frontal al maniqueísmo sirve de moraleja para poner en tela de juicio un montón de prejuicios y tópicos presentes en nuestra sociedad. Una excelente película. Una humanidad ejemplar.

Gran Torino en Filmaffinity

Publicado en Acabo de ver... | Etiquetado , , , | 3 comentarios

Aturuxo

Ay, ay, aturuxo, ¿de dónde vienes?
Desgarras mi garganta atropellando mis cuerdas
Necesitas salir y lo haces en un plano congelado, eterno.
Ay, ay, aturuxo, ¿por qué me has elegido a mí?
Yo no te necesitaba, yo apaciguaba guerras antiguas
Libradas en campos yermos, sobre sangre seca
Y ahora aquí estás, dentro de mí, como un virus
Recorriendo mis células, implantándote en mi ADN.
Sí, aturuxo, ya soy tuyo, pero el ciclo es así
Y llega el momento, hay que exhalarte
Pero no puedo, no te quiero ni dentro ni fuera
Pero quédate dentro, quédate dentro, no salgas
No te vayas, vive en mí, caliéntame, tómame, sírvete.

Publicado en Excrecencias | Etiquetado , , | 5 comentarios

Farenheit 451

fahrenheit451

Hoy he tirado de videoteca para ver un clásico. Farenheit 451 es una adaptación cinematográfica de la novela homónima de Ray Bradbury (Crónicas marcianas) dirigida por François Truffaut.
Si nos abstraemos del fuerte amaneramiento setentañero, y la edidente falta de presupuesto de la cinta filmada en los legendarios Pinewood Studios de Londres, tendremos ante nuestros ojos una obra atemporal que nos evidencia la necesidad de tener en cuenta el pensamiento, las vidas y la historia, tal como los cuentan los diferentes autores que los han plasmado en los libros.
Los libros contra la televisión y contra el dogma. El librepensamiento y la crítica ejercidos sobre la base de la lectura, la información diversa y universal, atacados siempre por aquéllos que intentan establecer un orden único, un control para que las vidas de las personas estén siempre acotadas, alejadas al máximo de los imprevistos, que por otro lado son la salsa de ese gran plato que se cocina a base de experiencias, alegrías y sinsabores que es la vida.
A falta de hacer la oportuna comparación con la novela original, que me leeré en cuanto pueda, la película me parece lo suficientemente explícita y educativa como para que sea vista en institutos, ahora que hay una invasión de estereotipos falsos y huecos a través de la publicidad y los medios, en especial en el cine y la televisión. Aunque quizás la fuerte estética imperante en los años en que se rodó y el estilo de Truffaut, tan psicológico la hagan insoportable para los jóvenes de hoy tan acostumbrados a ritmos mucho más enérgicos y a efectos más creíbles.

Farenheit 451 en Filmaffinity

Publicado en Acabo de ver... | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Vals con Bashir

vals-con-bashir

De cómo olvidamos lo que no queremos haber vivido.
Muy buena película de animación, que relata el horror de la guerra desde el punto de vista de los soldados que están en primera línea. Desde el sosiego de la distancia en el tiempo desde que participaran en una de las mayores carnicerías de inocentes, los protagonistas de esta historia, los soldados israelíes, van recordando entre todos, aportando cada uno de ellos los fragmentos que recuerdan, las vivencias de el asalto a Beirut y la barbarie desatada en el campo de Sabra y Chatila en 1982.
Con una estética más cercana al cómic de papel que a otra cosa, la atmósfera pesada y cargada de culpa del film nos va retrotrayendo a los momentos cruciales de la historia a través de los recuerdos de cada uno de los personajes, entramándose unos con otros con parsimonia y una engañosa apacibilidad que se va rompiendo a medida que llegamos al cúlmen; la masacre en Sabra y Chatila. Para entonces, la angustia que se siente se ve rematada con unas imágenes reales tomadas después de que la falange cristiana libanesa abandona la escena del crímen. Hacía tiempo que no me sentía tan mal con una película, que al mismo tiempo es tan buena y tan humana.
Sin embargo, un apunte negativo: en un momento dado el narrador dice que Israel no es el responsable de la matanza, y sin embargo sus tropas están allí, armando y apoyando a la falange libanesa. Mala conclusión. En alguna entrevista al director, que no recuerdo en qué medio leí, decía lo mismo. Debería reconsiderarlo con humildad, bajo mi punto de vista, aunque le cueste no ganar ningún premio más.

Vals con Bashir en FilmAffinity

Publicado en Acabo de ver... | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios

Como caído del cielo

Cuando llegó la hora, me tocó pasar un tiempo en el purgatorio. Resultó que había más de uno y lo asignaban al azar para cada uno de los que íbamos a parar allí.  A mí me tocó el ÑH-Rellinars.
El nombre que se les daba a los diferentes purgatorios me extrañó un poco, pero tenía su lógica, como luego me contó el mismísimo Dios, que resultó ser un gallego de Corcubión, el cual fue el último superviviente de una creación anterior, y por ello fue dotado de poderes, dado el mérito que tuvo al escapar del Armagedón. El caso es que había suscrito un convenio de mantenimiento de tales instalaciones con un afamado promotor, a cambio de retrasarle el óbito. De la gestión necesaria para la explotación se encargaba un antepasado del promotor, el cual quedó muy agradecido con su nieto, ya que hacia años que ardía en una parrilla gigante. Eso sí, exigieron mantener el anagrama de la empresa a cambio.
Bueno, a lo que iba. Resulta que en el purgatorio no te queman, tampoco te pegan ni te torturan, ni siquiera te hacen rezar, no. No es necesario porque es tan aburrido que tú solito ya rezas y te das golpes contra la pared, con tal de que te pasen a calderas, o te dejen “subir” con el Padre a destilar aguardiente de orujo, que es su principal dedicación. Y en esas estaba yo, esperando sin nada que hacer, cuando me encontré con alguien que había sido destinado al mismo sitio que yo; Charles Darwin.
El pobre estaba desolado. Me explicaba que el motivo de su pesar no era tanto que el Diseño Inteligente se le hubiese mostrado de esta violenta manera, sino porque si las cosas eran como eran es porque el gallego tomó la decisión de que todo se rigiese según las leyes de la propia naturaleza, por no quererse mojar a la hora de crear un mundo a medida par el ser humano. ¡Era demasiado trabajo!
Lo cual dejaba al Sr. Darwin sin Teoría de la Evolución, o peor todavía, con una teoría a medias, artificiosa e insulsa, y además le dejaba sin el Dios modélico, todopoderoso (que esto sí que lo era, pero no lo demostraba), y omnipresente (que también lo era, pero también pasaba de ello), que le habían enseñado en los estudios teológicos que cursó y en la iglesia anglicana a la que pertenecía.
Le pregunté también qué hacía todavía allí, cómo es que no le habían dado destino, según mis cálculos en el infierno, donde debía estar pasando toda la eternidad. Y me contestó que el gallego no tenía muy claro qué o quién le habia dotado con atributos deíficos y que por lo tanto la teoría del Sr. Darwin aun tenía alguna posibilidad. Pero al Sr. Darwin no le satisfacía esta respuesta, por lo poco que encajaba en ella todo este tinglado.
A mí, que una vez cadáver, estas disquisiciones ya me parecían un tanto supérfluas, y ante las dos alternativas posibles que me quedaban para pasar la eternidad, a saber; cociéndome dentro de un caldero con  el Higway to Hell repitiéndose una vez tras otra, o fabricando orujo gallego con la banda de gaitas de Corcubión a toda leche por siempre jamás, decidí montar un buen sarao, para ver si podía por méritos propios, acceder a otra posibilidad, a otra vía, vedada normalmente para los demás. Y en mi cabeza ya empezaba a tomar cuerpo un plan.
(Continuará)

Publicado en Como caído del cielo | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios